viernes, 30 de marzo de 2007

Validaciones del código

Hace unos días, Tíscar Lara se felicitaba (y yo me sumo a su alegría) porque su blog por fin valida en código XHTML 1.0 Transitional.

Hacer que nuestra página se ajuste a los estándares es importante si pretendemos garantizar la mayor estabilidad posible en su visualización, independientemente del navegador que se utilice para visitarla. Además, estaremos potenciando la accesibilidad, ya que si cumplimos los estándares es muy probable que pueda ser interpretada correctamente por agentes de usuario adaptados a situaciones especiales, como pueden ser los agentes sonoros que se encargan de leer el contenido de las páginas. (Curso de HTML del CNICE).

Sin embargo, creo que no debemos perder la salud intentándolo. Sobre todo cuando los "errores" que el validador te señala son acciones buscadas por ti. Pienso, por ejemplo, en los enlaces que se abren en una ventana independiente: no me gusta que mi navegación se convierta en un laberinto del que la mejor forma de salir sea cerrándola. Sí ya sé que aquí no lo hago, pero es porque el sistema no me lo permite (o yo soy muy torpe y no consigo burlarlo).

Además, los blogs -pero sobre todo las páginas web- son obras en constante desarrollo, por lo que cada cambio pone en peligro la veracidad del "sellito".

Como ya le he dejado en su entrada, mi solución es más pedestre:

Si la página marcha correctamente con el IE y el Firefox, arreando, que es gerundio.

Y con ésta aprovecho para desearos que paséis unas buenas vacaciones.

lunes, 26 de marzo de 2007

Puesto ya el pie en el estribo

Este fin de semana, mientras preparaba una entrada para Wikillerato sobre las novelas renacentistas, hube recurrir a una de las obras menos populares -y, a mi juicio, mejores- de Miguel de Cervantes: Los trabajos de Persiles y Sigismunda.

Su dedicatoria, signada cuatro días antes de la muerte del escritor, es un prodigio de equilibrio narrativo, ganas de vivir y, a la vez, de resignación ante lo inevitable. Como no es larga, la reproduzco a continuación:

A don Pedro Fernández de Castro,

conde de Lemos, de Andrade, de Villalba; marqués de Sarriá, gentilhombre de la Cámara de su Majestad, presidente del Consejo Supremo de Italia, comendador de la Encomienda de la Zarza, de la Orden de Alcántara

Aquellas coplas antiguas, que fueron en su tiempo celebradas, que comienzan:

Puesto ya el pie en el estribo,

quisiera yo no vinieran tan a pelo en esta mi epístola, porque casi con las mismas palabras la puedo comenzar, diciendo:

Puesto ya el pie en el estribo,
con las ansias de la muerte,
gran señor, ésta te escribo.

Ayer me dieron la Estremaunción y hoy escribo ésta. El tiempo es breve, las ansias crecen, las esperanzas menguan, y, con todo esto, llevo la vida sobre el deseo que tengo de vivir, y quisiera yo ponerle coto hasta besar los pies a Vuesa Excelencia; que podría ser fuese tanto el contento de ver a Vuesa Excelencia bueno en España, que me volviese a dar la vida. Pero si está decretado que la haya de perder, cúmplase la voluntad de los cielos, y por lo menos sepa Vuesa Excelencia este mi deseo, y sepa que tuvo en mí un tan aficionado criado de servirle que quiso pasar aun más allá de la muerte, mostrando su intención. Con todo esto, como en profecía me alegro de la llegada de Vuesa Excelencia, regocíjome de verle señalar con el dedo, y realégrome de que salieron verdaderas mis esperanzas, dilatadas en la fama de las bondades de Vuesa Excelencia. Todavía me quedan en el alma ciertas reliquias y asomos de Las semanas del jardín, y del famoso Bernardo. Si a dicha, por buena ventura mía, que ya no sería ventura, sino milagro, me diese el cielo vida, las verá, y con ellas fin de La Galatea, de quien sé está aficionado Vuesa Excelencia. Y, con estas obras, continuando mi deseo, guarde Dios a Vuesa Excelencia como puede. De Madrid, a diez y nueve de abril de mil y seiscientos y diez y seis años.

Criado de Vuesa Excelencia,

Miguel de Cervantes.


miércoles, 21 de marzo de 2007

Wifi & Feevy

Leo en la prensa local que hay un proyecto para que Málaga se convierta en ciudad wifi. Parece que el milagro se producirá dentro de unos seis meses. Ojalá. Sobre todo si la conexión no fuera cara (se habla de dos euros por día).

Por otra parte, me he suscrito a Feevy, un blogroll dinámico -y más aparente que los tradicionales- creado por David de Ugarte. De momento, sólo he incluido los blogs docentes y/o educativos que suelo leer. Por si te interesa, está aquí.

sábado, 17 de marzo de 2007

La hemeroteca digital de la BN

Dando tumbos por la red llego hasta la página de la Hemeroteca digital. Hace tiempo que no me paso por la Biblioteca Nacional y ha sido toda una sorpresa este hallazgo.

En ella
se ofrece el acceso público a la colección digital de prensa histórica española que alberga la Biblioteca , compuesta inicialmente por 143 títulos, editados entre 1772 y 1933, lo que supone poder consultar cerca de 500.000 páginas digitalizadas.

El criterio que ha guiado la composición de esta colección ha sido seleccionar periódicos y revistas representativos de su época (...) Quienes visiten la hemeroteca encontrarán prensa política, satírica, humorística, científica, religiosa, ilustrada, amena, deportiva, artística, literaria, etc.

Éste es sólo el comienzo . La oferta de títulos va ir ampliándose para cubrir la evolución histórica de la prensa española.

Las obras están en PDF y su descarga me ha parecido un poco lenta.

Como se puede comprobar por el siguiente listado, la oferta es variada.

domingo, 11 de marzo de 2007

Días de cine.


Porque no sólo de literatura medieval vive el hombre, el post va de películas:

María Antonieta, de Sofía Coppola, es una maravilla de fotografía y puesta en escena. La historia está contada desde una perspectiva original. Y Kirsten Dunst enamora.

En El último rey de Escocia, Forest Whitaker se sale de la pantalla, el argumento te atrapa y las casi dos horas se pasan en un suspiro.

En último lugar, pero no por ello menos interesante (de hecho, es la que más invita a la reflexión), La vida de los otros: el mundillo de la cultura bajo una dictadura. Ciento treinta y siete minutos acongojantes.

viernes, 9 de marzo de 2007

Jean Baudrillard, in memoriam

Como llevo unos días liado con un curso del CNICE, no fue hasta ayer que tuve conocimiento de la muerte de Jean Baudrillard.

¿Qué podría decir que no se haya ya escrito?

Corrían los ochenta cuando Miguel Romero Esteo me habló del sociólogo francés. Adquirí entonces lo único suyo que había en stock: Cultura y simulacro. Aquel cúmulo de ideas brillantes bajo una terminología algo abstrusa me dejó fascinado. Desde entonces hasta hoy Baudrillard ha sido una de mis lecturas más constantes. Posiblemente, De la seducción sea el libro que más veces he leído.

  • Comunisfera, blog por el que me enteré del suceso, tiene algunos enlaces interesantes. Sobre todo el que remite a la bibliografía realizada por la Universidad de California.
  • Necrológica de Le Monde.

lunes, 5 de marzo de 2007

Lecturas blancas

Desconectado de Internet durante unasemana, pero con el portátil bien cargado de textos:

  • Algunas obras de Lucas Fernández y Juan del Encina (muy recomendable, claro, la Égloga de Plácida y Vitoriano: compleja y rica en contenidos).
  • Cancionero de obras de burlas provocantes a risa (me decepcionó la Carajicomedia, pero -en cambio- descubrí a Antón de Montoro).
  • Trilogía ciberpunk de George Alec Effinger: para pasar un buen rato.

Bookmark

Buscador de podcasts y sobre podcásting

Etiquetas

Archivo del blog